jueves, 7 de octubre de 2010

Estaba inquieta, no sabía que hacer para que los nervios no se notasen. Sonreía, miraba fijamente a los ojos e intentaba adquirir una postura cómoda para que me resultase más fácil. Escuchaba atentamente mientras memorizaba los puntos claves. Contestaba como mejor podía en ese momento a todo lo que me preguntaban. Me explicaba tal cual salia de mi boca sin pensar en como lo estaba haciendo. No tenia claro si actuaba con naturalidad. Quizás me sentía un poco forzada a quedar bien, a que todo saliera redondo y sin ningún pero, puesto que así mis sensaciones finales serian las esperadas. Me sentía feliz, con ganas e ilusión y tenia esperanza por conseguir un buen final. 

Hubo llamada, hubo respuesta y hubo preocupación. No caminaba sola en este fin, tenia contrincante. Era un cincuenta por cientro contra otro cincuenta por ciento, por tanto todavía no había ganado esta lucha. Imaginaba como podría llegar a ser esa persona y que podría diferenciarme de ella, imaginaba como podrían llegar a ser mis dias, mis meses y mi tiempo en aquella tienda e imaginaba la forma de desenvolverme el día de mañana. 

El momento llego casi sin ser consciente de lo poco que había dormido la noche anterior al estar dándole vueltas a la cabeza y el momento fue duro. La voz me temblaba, los ojos se me humedecían, la boca se me secaba, las manos me sudaban, los nervios afloraban sin quererlo y a pesar de todo, me sentí correcta y salí contenta de todo aquello.

Me quedaba esperar, aun no sabía cual iba a ser mi resultado y por ello, tenia que estar pendiente de una nueva llamada. Los minutos transcurrían lento, miraba el reloj segundo si y segundo también, hasta que finalmente mi móvil acabo sonando al sol de un "Dejarse llevar suena demasiado bien". Lo cogí expectante y decidí escuchar.

-"Hola María, somos de... esta vez no has tenido suerte".

8 comentarios:

  1. habrá otra oportunidad esperándote en alguna parte, seguro :)

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo con Duna Loves! No desistas :D

    ResponderEliminar
  3. nnnnnnnno por dios, si yo encantada es poco! :)
    te agrego yo también y cuando tenga más tiempo echo un ojo a tus cosas ^^

    un beso muy fuerte y mil gracias por seguirme.
    muá

    ResponderEliminar
  4. Ya estoy de vuelta por estos lares... en toda mi esencia.

    ResponderEliminar
  5. Ayer no tuve tiempo de leer pero hoy...pese a no tener tiempo te he leído. :D
    Si no te han cogido es porque no deberías estar ahí. Buscar trabajo es buscar un lugar donde por ambas partes estén de acuerdo con una finalidad, tal vez la otra persona tenía una sumisión o una falta de inteligencia que tú, por tus escritos me corroboro, tienes de sobras.
    Un currículo es muy frío, objetivo y distante; una entrevista básica es preconcebida, agobiante y sin duda, no refleja nunca tu potencial.
    A veces el querer ser correcta te oculta de ser tu misma y mucha gente busca la espontaneidad como virtud.

    ResponderEliminar
  6. Ánimo!
    Me gusta tu forma de escribir!

    ResponderEliminar
  7. Ánimo María. Y sigue dejándote llevar, que Vetusta siempre tiene razón ;)

    ResponderEliminar